• FMAA

10 cosas que he aprendido como corredora


Kate Carter (Rich Maciver) © Copyright


Empecé a correr hace ocho años, con ayuda de un entrenador para correr los 5k. Pero debido a que ahora soy una corredora de un club (debo tomar mi entrenamiento bastante en serio, "no puedo divertirme al correr, o mi chaleco del club será confiscado y me harán hacer 400 lagartijas como castigo") la gente del club parece asumir que he estado corriendo por siempre.


Pero les comento, no tengo algún tipo de experiencia atlética de la infancia a la cual recurrir, no hice carreras en campo traviesa en la escuela, de hecho, apenas recuerdo haber corrido algunas veces. Me puse alguna vez en la portería haciendo que me lanzaran pelotas de lacrosse, pero lo estoy poniendo como "sobrevivir a un terrible calvario" en lugar de “deporte”. Y cuando empecé a correr, muchos años después y dos niños pequeños en mí haber, fue realmente muy difícil. Recuerdo vívidamente lo duro que fue correr cuatro minutos seguidos sin parar.

Con trece maratones y más medallas de otras carreras que la perilla de la puerta puede soportar, aquí estoy. Y no estoy sola: un gran número de corredores recreativos comienzan a correr siendo mayores, y los amo aún más por eso. Realmente nunca es demasiado tarde. En el camino, he aprendido algunas cosas, pero lo bueno de correr es que estás constantemente aprendiendo, y casi con seguridad pensaré en otras 10 cosas que debería haber dicho tan pronto como termine esto, y salga a correr.


1.- La primera milla es siempre la más difícil

Actualmente, he oído rumores de que hay gente que sale de la cama a las 5:30 a.m. y alcanza su ritmo deseado después de tres pasos, pero estas personas claramente no son humanas. La mayoría de nosotros tomamos al menos una milla para calentar, y esa distancia parece ser más larga cada año que pasa. Ahora me toma 5k para calentar para un 5k. Pasará otra década y me llevará un medio maratón para calentarme, luego alcanzaré mi ritmo durante 300 metros antes de necesitar una buena mentira para abandonar la competencia. Cuando tus piernas no quieran funcionar, dales 10 minutos. Después de eso, si todavía no están de humor, date la vuelta y corre a casa. ¡Oye, has hecho 20 minutos! Gran trabajo

2.- El progreso no es lineal

En realidad, la llave para iniciar en forma adecuada es pensar que la carrera es simplemente relajante: obtienes de vuelta lo que pones de esfuerzo. Si empiezas a entrenar regularmente, te sentirás más cómodo cuando corres y serás más rápido.

Pero en mi experiencia, después de sentir la satisfacción inmensa por haberle ganado algunos minutos a mi récord personal en alguna competencia recreativa es fantástico. Lo más feliz que he estado con un resultado de carrera fue cuando baje 20 segundos de mi récord de maratón. Meses de entrenamiento para correr 20 segundos más rápido en 26.2 millas suena loco para la mayoría de la gente. Esas personas puede que tengan razón, pero no son corredores.

3.- Correr es difícil, y está bien

Por mucho que me pase la vida alabándome sobre el efecto transformador que el correr puede tener en tu vida, es importante reconocer que también es bastante difícil. Algunas carreras se disfrutan muchísimo, otras son muy, muy difíciles. Ya sea porque su corazón y sus pulmones están bombeando furiosamente para alcanzar su velocidad máxima, o porque sus piernas simplemente tuvieron otras ideas ese día.

Esto es absolutamente normal, y también el punto crucial. Ten paciencia contigo: en primer lugar, si te pones un objetivo muy rápido, necesitas sentirte confortable para alcanzar esa meta. Correr es un juego mental y físico, hay una lucha incesante a través de una competencia difícil - incluso una muy lenta - estás entrenando tu cerebro tanto como tus piernas. No te rindas. En segundo lugar, la sensación de satisfacción de haber hecho la carrera que pretendías, a pesar de que era realmente, muy difícil, es en realidad incluso mejor que la sensación que se siente después de las que parecían muy fáciles. O tal vez sólo soy una masoquista. En realidad, corro maratones como un pasatiempo, no hay quizás algo sobre esto, ¿verdad?

4.- La carrera nunca se vuelve más fácil, simplemente te vuelves más rápido


Está bien, le robé esto al ciclista Greg LeMond y un millón de memes inspiradores en Instagram, pero tiene razón. Es muy fácil mirar con envidia a las personas que son más rápidas que tú (este consejo no se aplica a Usain Bolt) y pensar que les está resultando fácil. No lo son, te lo aseguro. Un par de corredores, uno corriendo a 12 minutos la milla y el otro a seis minutos la milla, podrían tener exactamente la misma frecuencia cardíaca y estar trabajando exactamente en la misma intensidad: uno de ellos simplemente tiene más entrenamiento depositado en el banco.

5.- Cada carrera tiene un propósito

Si lees revistas o sitios web actuales, es posible que hayas encontrado el término "millas basura". No me gusta este término. Claro, hay días que debes descansar - especialmente si estas lastimado, cansado, estresado, o, demonios, sólo necesitas un día libre. Pero a veces el propósito de una carrera no tiene nada que ver con ponerse más en forma, o llegar más rápido. Es para despejar la cabeza, o bajar los niveles de estrés. Ese tipo de carreras no son millas basura, Aunque no sirven para un propósito de entrenamiento: son esenciales para tu salud mental. Reduce la velocidad y gózalas.

6.- Deja tu ego en casa

En mi experiencia, el mayor error que cometen las personas cuando intentan convertirse en corredores más rápidos o "mejores", no es, de hecho, no esforzarse suficiente, es no reprimirse. Es sólo que están corriendo la carrera demasiado rápido porque alguien más lo superó, o porque ese amigo con el que corres es un poco más rápido que tú y te avergüenza pedirle que baje un poco la velocidad, o porque no te gusta el hecho de que tu ritmo promedio por milla es un minuto más lento de lo normal. Deja en casa el ego - y muy posiblemente tu reloj -. Es contraproducente. Si no gozas realmente la carrera, no puedes recuperarte lo suficiente para correr más duro.

7.- No escuches a nadie más

Sólo porque alguien más jura que correr descalzo curó todos sus problemas de lesiones, o que respirar sólo por tu nariz es la mejor manera de correr, o que el gadget de alta tecnología que tienen atado a sus zapatos, pecho y muñeca es “la” única manera de medir el esfuerzo - no significa que tengas que seguirlos


Corre el kilometraje adecuado para ti, usa el kit que sea cómodo para ti, respira como tu cuerpo quiere. Deja de escuchar cosas como "pero los velocistas hacen esto" y "los kenianos hacen eso" como si a) todos los atletas entrenaran de la misma manera y b) eres un atleta profesional. Ninguno de los dos es cierto. Bueno, a) definitivamente no lo es y b) probablemente no lo es, a menos que si lo seas, en cuyo caso, ¡espero que el entrenamiento vaya bien!

8.- Escucha a los expertos

Está bien, ¿sabes lo que dije sobre sólo hacer lo que es correcto para ti e ignorar a todos lo demás en el párrafo anterior? Si hay una excepción a eso, puede que se traduzca en lesiones.

Tu fisioterapista ha estudiado durante años para aprender cómo funciona el cuerpo humano. ¿Ese tipo de foro que nunca conociste pero que cree que tienes fascitis plantar basada en la vaga descripción que publicaste? Este foro probablemente no tiene y no cree todo lo dice el Dr Google: no obstante, está tratando de hacer hipocondríacos a todos. Por ello tenemos que acudir con los especialistas.

9.- No hay tal cosa como unos zapatos malos

O para decirlo de otra manera, los zapatos idóneos son los que son adecuados para ti. En foros y grupos, constantemente veo a la gente preguntando "cuál es un buen par de zapatos para mí". Según mi punto anterior: tus compañeros del club, compañeros de carrera y extraños de corazón amable bien podrían amar ese modelo en particular – sin embargo, no lo hacen adecuados para ti.

Si es realmente bonito y/o fresco y mucho más agradable que los amarillos brillantes torpes que el experto en la tienda de tenis calculó que era mejor para ti en particular. Lo siento.


10.-Escapar de algo no siempre es malo

Honestamente no estoy abogando por robar en tiendas. Es sólo que a veces, lo que necesitas es salir de tu casa y huir de lo que te está estresando. Cuando empecé a correr con ese entrenador para los 5k lo que realmente me mantuvo en marcha - porque no, en esa etapa, incluso creo que me gustaba correr - fue el tiempo dichoso que pasaba conmigo mismo, lejos de las demandas de un bebé y un niño pequeño. Durante la carrera no tengo que hablar con nadie, puedo estar a solas con mis propios pensamientos, puede significar el cielo absoluto. Recuerda que probablemente si necesite volver con los niños en algún momento, sin embargo, esto es lo que pienso. Lo lamento.

Créditos:


World Athletics

Kate Carter, 19/06/2020


Nota Original: AQUÍ

Síguenos en:
  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Instagram

Dirección

Av Río Churubusco, Puerta 9 Oficina 301 Ex Ejido Magdalena Iztacalco, Ciudad de México 080101

EMAIL

fmaa.mx@gmail.com

Teléfonos

(+52)(55) 5393-0677 || (+52)(55) 5562-0995 || (+52)(55) 5562-0999

© 2020 by FMAA,  Preguntas /  Contáctanos en fmaa.mx@gmail.com