• FMAA

Adaptarse al cambio envía a Crouser a una racha sin precedentes


Ryan Crouser está en una racha en impulso de bala sin precedentes.


Pensemos, el campeón olímpico ha ganado sus últimas cuatro competiciones con lanzamientos de 22.56m, 22.72m, 22.70m y 22.43m, un periodo que puede considerarse nada menos que una clase magistral.


Entonces, consideren su consistencia: 19 de sus 20 lanzamientos medidos en esos cuatro encuentros volaron más allá de los 22 metros; 10 veces el impulso viajó más de 22.50m, una distancia que solo otros 14 hombres han logrado alcanzar, la mitad de ellos, solo una vez en sus carreras históricas.


Esa consistencia es lo que más le agrada al nativo de Oregón de 27 años mientras continúa reuniendo uno de los mejores registros en esta temporada mundial devastada por la pandemia.


Y en el proceso, continúa afinando el récord mundial de 23.12m establecido hace 30 años.


"Estoy muy contento, sobre todo por la constancia", dijo Crouser sobre su victoria en la reunión del World Athletics Continental Tour Gold, en Silesia el domingo pasado.


“22.70 fue un gran resultado, estaba muy contento con eso, pero lanzar constantemente alrededor de 22.50, prácticamente en el mismo hoyo una y otra vez, es un indicador bastante bueno para mí de que eventualmente vendrá un gran lanzamiento".

 

“He sentado una base realmente buena técnicamente y con lo que pude hacer en la sala de pesas durante la cuarentena. Estoy contento con eso, así que ahora solo tengo que esperar a que llegue el gran lanzamiento. Así que me preparé lo mejor que puedo, y cruzaré los dedos para que suceda".


En Des Moines, el 26 de agosto, Crouser envió cada uno de sus seis lanzamientos muy por encima de la línea de 22 metros. En Silesia, 11 días después, cada uno de los cinco tiros medidos siguió su ejemplo. En Ostrava, donde ganó con 22.43m, cuatro de sus cinco medidos esfuerzos también lo hicieron.


“Estaba realmente feliz con (Silesia), como si me estuviera bajando del avión . Especialmente en las tres primeras rondas. En ellas me sentí realmente bien. Luego, ' bromeó ' , "era hora de irse a la cama" en las últimas rondas”. 


“El cuarto día que llegué de los EE.UU. es siempre un poco deprimente, solo con el desfase de horario. Creo que subestimé un poco el precio que me supondría competir al día siguiente de bajar del avión. Lancé muy bien hace dos días (en Silesia). Simplemente me derribó un poco. Estaba un poco adolorido, un poco rígido. Me tomó mucho tiempo calentarme y ponerme en marcha". 


"Las distancias no fueron tan malas y creo que, si puedo seguir siendo consistente con las distancias lejanas, eventualmente llegará el gran lanzamiento de 23 metros".


Esa confianza es gracias al encierro por el Covid-19, un período que lo obligó a volver su entrenamiento a lo esencial después de su reciente traslado a Fayetteville, donde se mudó para trabajar como entrenador asistente en la Universidad de Arkansas.


“Mucho se ha ido adaptando al cambio”, dijo. “Desde marzo he estado en un bloque de tres metros por tres metros en el garaje con solo una rejilla elevadora y una barra. Creo que tenemos 240 kilos de peso. Entonces al menos tenemos suficientes pesos. Pero eso es todo lo que tengo. He estado haciendo mis entrenamientos con balón médico debajo de un puente y he estado en una escuela primaria lanzando en un estacionamiento".


“Así que realmente ha sido mucha improvisación y adaptación, pero también me ha hecho volver a los fundamentos. Y creo que me ha hecho amar el deporte aún más porque me han quitado todas las instalaciones de entrenamiento de alta gama. La mayoría de los días soy solo yo, un lanzamiento de peso y un campo. Así que me ha hecho apreciarlo mucho. Pude volver a lanzar más y también siento que he vuelto a encontrar mi ritmo en el ring. Como lo hice en 2016 ".


Ese fue el ritmo que culminó con su triunfo en Río. Pero también es un atleta muy diferente.


“Me desarrollé mucho como deportista desde entonces. Me he hecho más grande y más fuerte. Pero las distancias no han mejorado mucho. Después de los 22.52m en Río he ganado 10 kilos de peso corporal y mucha fuerza, pero siento que mi lanzamiento fue casi robótico y un poco rígido en los últimos años. Así que siento que soy un atleta mucho mejor este año y tengo un ritmo mucho mejor en todos mis lanzamientos ". 


Crouser dijo que ha lanzado 23 metros en los entrenamientos “algunas veces” y confía en que volverá a suceder.


“Siempre fue similar a lo que estoy lanzando ahora: consistentemente a mediados de los 22 y luego, en ocasiones, un gran lanzamiento que estará 50, 60 o 70 centímetros más lejos de lo que ha sido mi promedio. Así que para eso estoy trabajando. Lo más frustrante es que no puedo elegir cuándo sucede. Todo lo que puedo hacer, dijo, es prepararme bien y hacer bien todas las pequeñas cosas y luego dejar que suceda".


“Esa es la actitud que estoy adoptando”, continúa. “Hacer todo lo que pueda para preparar las cosas lo mejor posible, dejar que suceda ese gran lanzamiento y luego salir de mi propio camino y dejar que suceda en lugar de intentar presionarme a mí mismo para intentar forzarlo".


¿Qué sigue? la reunión del Continental Tour Gold de Zagreb el próximo lunes 14 de septiembre donde el impulso de bala tendrá lugar un día antes del programa principal, y luego nuevamente en Belgrado el jueves 17 de septiembre. En esas ocasiones, menos el jetlag (Trastorno del sueño que puede afectar a las personas que viajan en varios husos horarios).


Créditos:


World Athletics

Bob Ramsak, 11/09/2020


Nota Original: AQUÍ


Síguenos en:
  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Instagram

Dirección

Av Río Churubusco, Puerta 9 Oficina 301 Ex Ejido Magdalena Iztacalco, Ciudad de México 080101

EMAIL

fmaa.mx@gmail.com

Teléfonos

(+52)(55) 5393-0677 || (+52)(55) 5562-0995 || (+52)(55) 5562-0999

© 2020 by FMAA,  Preguntas /  Contáctanos en fmaa.mx@gmail.com