• FMAA

Cómo afecta el COVID-19 a los atletas olímpicos

Un estudio científico de la prestigiosa publicación The Lancet puso el foco en la salud respiratoria de los deportistas de élite a la hora de enfrentar al coronavirus.


Existen grupos de personas que enfrentan desafíos específicos durante la actual pandemia por la enfermedad del COVID-19. Cuando se enfrentan a un virus con las características del SARS-CoV-2, de rápida evolución asociada con la morbilidad y mortalidad en las personas mayores de 60 años, la salud respiratoria de la población predominantemente joven y en buen estado físico puede parecer trivial o casi irrelevante. Pero de acuerdo a un estudio de la prestigiosa revista científica The Lancet, para la población de atletas de élite es importante contar con información específica para garantizar su bienestar.


¿Pueden continuar con su entrenamiento? ¿Es más probable la transmisión dentro de los equipos deportivos? ¿Tiene un efecto potencial sobre el virus el ejercicio vigoroso, es decir sobre la susceptibilidad a la infección y la necesidad de orientación sobre el regreso al juego, a la rutina? Estas preguntas consideraron los científicos, teniendo en cuenta considerables implicaciones asociadas con la reducción ahora casi completa e inmediata de toda actividad laboral para atletas profesionales.


El atleta italiano Edoardo Melloni dio positivo por COVID-19 (@edo.kipkeino)


De hecho, prácticamente los principales eventos deportivos internacionales, incluidos los Juegos Olímpicos, han sido cancelados o pospuestos. También se reconoce que hay cohortes de atletas y para-atletas con mayor susceptibilidad a la infección viral del tracto respiratorio y con afecciones médicas crónicas conocidas, como la enfermedad de las vías respiratorias, que se observa en aproximadamente el 20% de todos los atletas de resistencia.


De acuerdo a un estudio de la prestigiosa revista científica The Lancet, para la población de atletas de élite es importante contar con información específica para garantizar su bienestar (REUTERS/Lucy Nicholson).


Para James H Hull, Mike Loosemore y Martin Schwellnuslos, autores de The Lancet, la participación en alguna forma de actividad física o deporte es claramente un componente central para mantener un estilo de vida saludable y, sin duda, es un mensaje importante de salud pública para quienes residen en áreas geográficas que imponen el aislamiento. Existe un consenso general de que el entrenamiento de ejercicio regular en lo que podría denominarse un volumen moderado de entre 30-60 minutos, 3-5 días por semana y con una intensidad de 60-80% de la capacidad máxima, se asocia con una disminución general en el riesgo de Infección del tracto respiratorio, mientras que los bajos niveles de actividad física regular parecen estar asociados con un mayor riesgo de infección del tracto respiratorio.


Para los atletas competitivos, sin embargo, es necesario realizar sesiones vigorosas o de alta intensidad, para facilitar las formas superiores de acondicionamiento físico requeridas. Las cargas de trabajo de entrenamiento de muy alta intensidad, con o sin aumentos repentinos en la carga de entrenamiento, se han asociado con perturbaciones inmunes transitorias, inflamación, estrés oxidativo y daño muscular.


Un posible aumento del riesgo de enfermedad en períodos de entrenamiento de alta intensidad es una preocupación, pero principalmente en atletas recreativos no competitivos. La evidencia sugiere que los atletas de élite pueden continuar con el entrenamiento de alta intensidad sin un aumento similar del riesgo de enfermedad., siempre que no haya un aumento repentino en la carga de entrenamiento, es decir, parece estabilizarse.


El mayor riesgo de transmisión de COVID-19 durante el entrenamiento es más probable en ciertos entornos deportivos donde los atletas entrenan en grupos, practican deportes de contacto, no se adhieren a las pautas universales para el distanciamiento social, hacen uso de equipos compartidos, no practican pautas universales para mantener higiene personal y uso de instalaciones comunes como vestuarios. Sin embargo, actualmente no hay datos específicos disponibles sobre la prevalencia, la naturaleza y el comportamiento de las enfermedades relacionadas con COVID-19 en individuos atléticos.


El mayor riesgo de transmisión de COVID-19 durante el entrenamiento es más probable en ciertos entornos deportivos donde los atletas entrenan en grupos (REUTERS/Peter Powell)


Una preocupación primordial en los deportistas es el momento o la capacidad de volver al esfuerzo físico completo, una estrategia de regreso al juego, después de una infección. Muchas personas jóvenes con infección por COVID-19 parecen desarrollar una enfermedad relativamente leve y recuperarse casi por completo en 5 a 7 días.


Sin embargo, se ha sugerido que existe un mayor riesgo aparente de un mayor deterioro entre los días 7 y 9, con individuos que desarrollan manifestaciones más fulminantes del tracto respiratorio inferior y, por lo tanto, requieren atención médica más intensa. En los atletas, las decisiones de volver a jugar, en el contexto de una enfermedad respiratoria, por lo general por defecto a la llamada verificación del cuello, que se remonta a principios de la década de 1990 y aún se implementa en la actualidad, es decir, los atletas continúan haciendo ejercicio si sus síntomas y signos clínicos se limitan a la vía aérea superior (por ejemplo sólo síntomas coriculares). La base científica para esta recomendación es débil, y existe una preocupación de larga data sobre el riesgo potencial de que los atletas con infección del tracto respiratorio desarrollen otras complicaciones desde el regreso al ejercicio vigoroso.


De estos riesgos, el más importante es el riesgo de miocarditis, o daño miocárdico, que podría ser muy relevante y probable en el brote actual; Los datos publicados de las cohortes de infección por COVID-19 indican una prevalencia definida de daño miocárdico, con elevación de troponina, y un número creciente de casos con miocarditis. Sobre esta base, y teniendo en cuenta la evidencia de un riesgo de deterioro tardío, los científicos de The Lancet recomiendan “que la regla de verificación del cuello para el regreso al juego no se utilice como estrategia de evaluación y que se emplee un período de descanso más prolongado y una estrategia conservadora de retorno al juego de por ejemplo, mayor o igual a 10 días desde el inicio de los síntomas más 7 días desde la resolución de los síntomas”. Esta estrategia no será de relevancia inmediata para los atletas que están aislados o que no tienen objetivos de competencia planificados; sin embargo, lo será a medida que evoluciona la pandemia.


Finalmente, asegurar la salud mental y el bienestar de este grupo de personas es clave. Continuar con el entrenamiento es un componente importante para proteger la salud mental del atleta, particularmente para reducir el riesgo de ansiedad y depresión. Muchos atletas de élite han participado en un período prolongado de preparación cuidadosa para competiciones internacionales, como los Juegos Olímpicos de Tokio, que incluyen participar en campos de entrenamiento específicos, estrategias de aclimatación y participación en eventos de selección dedicados. Para algunos, esta oportunidad de competir se habrá ido y nunca más surgirá; por lo tanto, la cancelación repentina o el aplazamiento de estos eventos y la competencia, aunque son inmediatamente necesarios y claramente lógicos desde una perspectiva de salud internacional, es probable que tengan ramificaciones inmediatas e importantes para la salud mental de algunos atletas.


Asegurar la salud mental y el bienestar de este grupo de personas es clave, para los autores del estudio (REUTERS/Kim Hong-Ji)


Además, las estructuras de soporte que típicamente rodean a los atletas altamente competitivos es probable que se disuelvan físicamente y algunos atletas ahora enfrentan un período considerable de aislamiento, potencialmente ubicado fuera de su hogar (es decir, en un lugar de entrenamiento donde están bajo aislamiento obligatorio), junto con un tiempo desocupado excesivo y sin entrenamiento o objetivo de trabajo claro.


Afortunadamente, en los últimos 5 años, el reconocimiento de los altos niveles de la ansiedad, la depresión y el suicidio en los atletas competitivos ha mejorado, con suerte conduciendo a un enfoque más holístico para mantener la salud en esta población. Estas estructuras de apoyo multidisciplinarias deben usarse ahora, para ayudar a mantener la salud general del atleta.


Es necesario recopilar datos más sólidos sobre cómo COVID-19 -y de hecho otras infecciones- afecta a las poblaciones atléticas, lo que sin duda complementará el trabajo realizado para comprender el efecto de la aptitud física general sobre la susceptibilidad a COVID-19, el comportamiento de la enfermedad y el pronóstico. La enfermedad respiratoria es un tema clave para los servicios médicos de atletas; La infección aguda del tracto respiratorio es la principal causa de consulta médica no relacionada con lesiones y se asocia con una pérdida significativa en el entrenamiento y el tiempo de competencia en las cohortes de atletas de élite.


Créditos:


Infobae


Nota Original AQUÍ

314 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo