• FMAA

Los récords fueron inmunes a la pandemia en la Diamond League Mónaco

El pasado 14 de agosto, el Estadio Luis II de Mónaco abrió sus puertas a cinco mil espectadores que disfrutaron del primer encuentro de la Diamond League de este 2020. Catorce pruebas con más de un centenar de atletas que demostraron que batir récords aún es posible en tiempos de pandemia. 

Jakob Ingebrigtsen (dcha), récord de Europa/ Joshua Cheptegei,(izq), récord del mundo

Fotos: Etienne Fiacre // Fotomontaje: Silvia Rueda Lozano


Cuando en marzo se dio la gran noticia, el jarro de agua fría con sabor a cancelación de Tokio 2020 cayó sobre medio mundo. El sueño de muchos se esfumaba de entre las manos y el camino hacia el objetivo se hacía un poco más largo e incierto de lo normal. ¿Qué iba a ocurrir con el atletismo? ¿Cómo se iban a celebrar las pruebas a partir de ahora? ¿Y cómo se iban juntar a tantos atletas de todo el mundo?


La incertidumbre se apoderó de las organizaciones World Athletics (antes IAAF) y Diamond League, que sacaban adelante durante los primeros meses encuentros deportivos haciendo uso de la tecnología y las pruebas en diferido y simultáneas. Algunas reuniones cayeron en el camino (Eugene, Londres, Paris, Rabat, Gateshead y Shangai) y otras se fueron aplazando y desplazando hasta encontrar la fecha más o menos perfecta para dar comienzo a la temporada atlética al aire libre. Y Mónaco lo consiguió.


El Estadio Luis II de Mónaco abrió sus puertas el pasado 14 de agosto a cinco mil personas como público que disfrutaron de una noche tan atlética como las de siempre.


Se batió el récord del mundo en los 5000 metros. Todo fue obra y gracia del ugandés Joshua Cheptegei, que corrió casi todas las vueltas por debajo de 1:01. Dejó la marca en 12:35.36, dos segundos por debajo del récord que estableció el doble campeón olímpico Kenenisa Bekele en 2004.  Una carrera estratosférica en la que se desmarcó del pelotón en el ecuador y que, sin duda, demostró que la pandemia no le había afectado en absoluto.


También se batió el récord de Europa en los 1500 metros. Jakob Ingebrigtsen, a un mes de cumplir los veinte años, demostró que las carreras de medio fondo pueden volver a estar en posesión europea muy pronto.


Timothy Cheruiyot ganó una carrera en la que se desmarcó pegándose a las liebres desde el primer momento. Parecía que todo estaba decidido, pero en la última vuelta, poco a poco, el joven noruego fue recortando distancias. Los últimos 200 metros podrían haber sido del benjamín de la carrera de no haber sido porque el keniata sabía bien cómo ocupar la pista para no dejarse adelantar.


Jakob, el pequeño de los hermanos Ingebrigtsen, ya despuntó en Berlín 2018 marcándose un doblete en los 1500 y 5000 cuando tan sólo tenía 17 años. Dos años después en Mónaco, ha arrebatado el récord al británico Mo Farah, que estableció en 2013 y que ahora se ha rebajado en trece segundos (3:28.68). Quién sabe a dónde llegará el benjamín en las próximas olimpiadas.

Jacob Ingebrigtsen junto al récord/Fuente: Twitter WorldAthletics


Y por último, se intentó batir el récord mundial en pista cubierta de salto con garrocha masculino, pero quedó en tan sólo el intento.


Mondo Duplantis, campeón europeo y actual poseedor del récord mundial que batió doblemente en febrero, llegó a Mónaco con la mejor marca de la temporada de todos sus compañeros.


Empezó en 5.60 la competición, muy por encima de sus compañeros, pasando a la primera el salto. Sin embargo, el 5.70, a diferencia de Ben Broeders que pasó a la primera, no conseguía el sueco encontrarle el punto exacto, quedándose corto en la carrera pero saltando de sobrado, hasta su último intento. Por el camino a esa altura ya se habían quedado atrás el campeón olímpico Thiago Braz y Claudio Stecchi. Sam Kendricks, por su parte, no participó en la competición debido a que sus garrochas nunca llegaron a Mónaco y se quedaron en Francia.


Mondo Duplantis en Monaco/Foto: Twitter MeetingHerculis


Duplantis, que ya el 5.80 fue todo suyo a la primera y que ya jugaba solo el partido, decidió volver a poner la mirada y la barra por encima de los 6 metros. Al tercer intento consiguió establecer la mejor marca de toda la temporada en la prueba, y de ahí quiso pasar de su propia marca personal (6.05) a intentar superar al mítico Sergei Bubka y sus 6.14. La barra se puso a 6.15, pero Mondo no consiguió unirse a Jakob Ingebrigtsen y Cheptegei en la noche de los récords.


Aun así, la Diamond League acaba de empezar y son varias las reuniones que le quedan al sueco por delante para seguir intentándolo.


La Diamond League de Mónaco al completo


Al ser el primer evento al aire libre, en todas las pruebas era fácil establecer la mejor marca mundial de la temporada o que algunos establecieran su mejor marca en esta temporada. Pero, tras tantos meses en casa, para sorpresa de muchos, varios mejoraron sus marcas personales o establecieron récords en el propio meeting.


Karsten Warholm, por ejemplo, se impuso sobradamente en los 400 metros vallas al resto de sus contrincantes, estableciendo una marca de 47.10 que lo convirtió en el récord de la reunión y en el mejor tiempo de la temporada en la prueba.




En la otra prueba de vallas, la de los 110m, Orlando Ortega se antepuso en los últimos metros de velocidad a Andrew Pozzi, que llegaba con 13.14 como mejor marca personal y que igualó en la carrera.


Por su parte, Wilhem Belocian se antepuso al campeón mundial, Grant Holloway, entrando en el pódium y mejorando su marca personal.




Orlando Ortega en Mónaco/Foto: Twitter MeetingHerculis


Los 3000 obstáculos fueron una batalla entre Soufiane El Bakkali, que llegó a la meta primero por centésimas de diferencia con Leonard Kipkemoi Bett. El español Fernando Carro, plata en el europeo de Berlín, llegó en cuarto lugar, y Daniel Arce el séptimo pero mejorando su marca personal.



En velocidad masculina, en la prueba de 200m, los hermanos Lyles se acreditaron el primer y segundo puesto, con una clara ventaja del ganador del mundo, Noah. En la de 800, Donavan Brazier luchó hasta el último momento contra su compatriota Bryce Hoppel, que mejoró su marca personal.


Donovan Brazier y Bryce Hoppel en los 800/Foto: Twitter MeetingHerculis


En la femenina, Ajla del Ponte se antepuso a sus compañeras, en una carrera en la que sorprendió la llegada en cuarto lugar de la doble medallista mundial Marie-Josée Ta Lou. El 400, como estaba previsto, fue todo de las americanas Lynna Irby y Wadeline Jonathas.


El fondo femenino se saldó, en los 1000 metros, con la keniata Faith Kipyegon como vencedora, seguida de la campeona europea Hellen Obiri, que batió el récord nacional de Gran Bretaña. En los 5000 metros, que todo estuvo entre la vencedora Hellen Obiri y Letesenbet Gidey, destacó la retirada en mitad de la carrera de la campeona mundial en pruebas de fondo, Sifan Hassan por causas que se desconocen.





Las otras dos pruebas femeninas de la noche fueron los saltos.


En el de altura, la subcampeona mundial Yaroslava Mahuchikh obtuvo la victoria en 1.98m. Y en salto triple, Yulimar Rojas superó en casi diez centímetros a la búlgara Gabriela Petrova y en casi 20 a la portuguesa Patrícia Mamona.





Yaroslava Mahuckikh/Foto: Twitter MeetingHerculis


El atletismo volvió a Mónaco en el primer meeting de la temporada de la Diamond League. La normalidad estuvo casi al completo, exceptuando el aforo reducido del estadio o el ver a los atletas con mascarillas o dudando cómo felicitarse al terminar la competición. La normalidad llegó a la pista en una noche en la que se demostró que, los récords, son inmunes a la pandemia.


Créditos:


Vavel atletismo

Silvia Rueva Lozano, 16/08/2020


Nota Original: AQUÍ










Síguenos en:
  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Instagram

Dirección

Av Río Churubusco, Puerta 9 Oficina 301 Ex Ejido Magdalena Iztacalco, Ciudad de México 080101

EMAIL

fmaa.mx@gmail.com

Teléfonos

(+52)(55) 5393-0677 || (+52)(55) 5562-0995 || (+52)(55) 5562-0999

© 2020 by FMAA,  Preguntas /  Contáctanos en fmaa.mx@gmail.com