• FMAA

Evolución del Salto con Pértiga o Garrocha



La historia del Salto con Pértiga, o Salto con Garrocha, empezó mucho antes de lo que seguramente imaginas y se utilizaba con fines muy distintos al deportivo, al menos la mayoría de las veces.


Es un deporte que siempre ha dependido enormemente de las evoluciones técnicas, ya que el material con el que están construidas las Garrochas interviene de forma prioritaria en el salto.


De hecho, desde que apenas se sobrepasaban los 2 metros de altura hasta la actualidad, los materiales y las propias técnicas de salto han cambiando mucho. Por eso, hoy voy a hablarte del Salto con Garrocha, su historia y cómo evolucionó…


¿Qué es el Salto con Pértiga o Garrocha?


Es un concurso de Atletismo . Su objetivo es saltar sobre una varilla ubicado a distintas alturas, con ayuda de una barra flexible que permite al atleta impulsarse para llegar más arriba. Esta barra es la Pértiga o Garrocha, como se denomina en muchos países.


Historia y Evolución del Salto con Pértiga (Salto con Garrocha)


Aunque por los elementos que utiliza puede parecer que el Salto con Pértiga es un deporte moderno, en realidad ya existía en civilizaciones antiguas. Griegos, cretenses y celtas lo practicaban de distintas formas.


Se sabe que se usaba para salvar obstáculos de cierta altura durante los asedios que se producían en las guerras. También como espectáculo, cuando se usaba la Pértiga para saltar por encima de toros o caballos.


Más recientemente, las Pértigas se utilizaron en zonas de Países Bajos y Reino Unido como medio de transporte. Se valían de largos postes de madera para saltar por encima de canales y zonas pantanosas, sin necesidad de recorrer largas distancias hasta encontrar puentes o pasos firmes.


Incluso los famosos gondoleros venecianos usaron tradicionalmente este método para saltar de tierra a la embarcación, y viceversa, cuando esta se encontraba estacionada.


El Salto de Pértiga como Deporte


Según lo que acabamos de comentar, el Salto con Pértiga originalmente no tenía como finalidad la altura, sino la distancia. Ese fue el objetivo inicial del deporte cuando empezaron a surgir los primeros concursos de Garrocha.


Una de las primeras competiciones de Salto con Pértiga donde se tuvo en cuenta la altura alcanzada, y no la distancia, se llevó a cabo en Lancashire, allá por 1843.


Poco después fue introducido como ejercicio de gimnasia por varios clubes alemanes, desde donde se extendió, dando lugar a la competición que conocemos hoy en día.


Salto con Garrocha. Historia Inicial con Pértigas de Madera


Desde siempre las Pértigas fueron de madera, tanto las utilizadas originalmente para desplazarse, como las primeras que se usaron de forma deportiva.


Se empleaban maderas duras como el nogal o el fresno, lo que proporcionaba Garrochas rígidas que apenas adquirían curvatura.


Al principio, esto era beneficioso para el tipo de Salto con Pértiga que se practicaba. Por aquel entonces, la técnica era la misma que siempre se había utilizado para los desplazamientos: Clavar la Pértiga en el suelo y trepar en ella mientras se hacía el movimiento oscilante hacia el objetivo.




En 1889, los estadounidenses prohibieron esta forma de saltar debido al peligro de lesiones que conllevaba.


Evolución del Salto de Pértiga con el Bambú


La prohibición de la técnica de «péndulo» obligó a desarrollar nuevas formas de salto. Así fue como surgió la técnica de «columpio», una versión temprana de la actual que permitió superar los 4 metros en 1912.


Esta forma de saltar añadía al movimiento oscilante de la Pértiga un arco que infería impulso al saltador, facilitando alcanzar mayores alturas. Sin embargo, la rigidez de las maderas utilizadas no permitía desarrollar esta técnica, ya que apenas se arqueaban.


Así fue como hizo su aparición el bambú en la historia del Salto con Garrocha. Una madera flexible de manera natural que permitía a las Pértigas curvarse y proporcionar impulso al saltador. Junto con su poco peso, ya que es hueco por dentro, hizo que se impusiese como material utilizado.


Esta evolución de las Pértigas, de la técnica y la introducción de la caja en la base, permitieron elevar considerablemente las alturas alcanzadas. En 1942 el récord ya se encontraba en 4,77 metros, casi un metro por encima que a inicios de siglo.


A pesar de todo, el bambú es una madera frágil. Por ello, la curvatura que permitía seguía siendo escasa y gran parte de la fuerza de impulso se perdía en la base, impidiendo alcanzar más altura.


Se intentó llegar más arriba mediante Pértigas de acero y aluminio que hicieron una breve aparición entre los años 40 y 50. Sin embargo, quedaron relegadas muy pronto por los materiales que se siguen usando actualmente.


Las Fibras de Vidrio y Carbono cambiaron la Historia del Salto con Pértiga


En 1956 aparecieron en Estados Unidos las primeras Pértigas fabricadas con fibra de vidrio. Estaban formadas por distintas capas de este material y eran enormemente flexibles, al mismo tiempo que ligeras y resistentes.

Estas características permitieron desarrollar la técnica existente y, en 1963, se alcanzaron los 5 metros por primera vez en la historia del Salto con Garrocha.

El diseño de estas nuevas Pértigas siguió ajustándose y se introdujo en su fabricación la fibra de carbono, lo que las hizo todavía más eficientes a la hora de generar energía y transferirla al saltador.


La Superficie de Aterrizaje


Sin embargo, la evolución de la Pértiga no es lo único que permitió a los saltadores alcanzar mayores alturas. La Superficie de Aterrizaje también jugó un papel fundamental.


Tal como ocurría en el Salto de Altura, en su origen los saltadores de Pértiga caían directamente sobre el suelo. Posteriormente, empezaron a añadirse montones de arena o virutas que permitían amortiguar ligeramente la caída, aunque seguía siendo peligrosa.

Con la evolución de los saltos, los deportistas caían sobre sus piernas desde alturas considerables y el riesgo de lesión, especialmente en las articulaciones, era muy elevado.


Cuando las colchonetas de espuma se introdujeron a mediados de los años 60 del siglo pasado, el Salto con Pértiga hizo su última evolución. Los atletas comenzaron a caer sobre su espalda, minimizando los riesgos de lesión y pudiendo aumentar las alturas alcanzadas cada vez más.

En 1985 se alcanzaron los 6 metros por primera vez y actualmente siguen batiéndose récords.




Historia del Salto de Pértiga en los Juegos Olímpicos


El Salto con Pértiga o Garrocha fue uno de los deportes que ya hizo su aparición en los Juegos Olímpicos de 1896. Por aquel entonces, las medallas se consiguieron con alturas de:


· Oro: 3,30 metros.

· Plata: 3,20 metros.

· Bronce: 2,60 metros.


En el caso de las mujeres, el Salto con Pértiga fue uno de los últimos deportes en incluirse en el Programa Olímpico. No ocurrió hasta Sídney 2000, mucho después incluso de haber añadido la Maratón Femenina.



Créditos:

Escrito por elSuperHincha


https://elsuperhincha.com/


Leer la nota original AQUÍ



Síguenos en:
  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Instagram

Dirección

Av Río Churubusco, Puerta 9 Oficina 301 Ex Ejido Magdalena Iztacalco, Ciudad de México 080101

EMAIL

fmaa.mx@gmail.com

Teléfonos

(+52)(55) 5393-0677 || (+52)(55) 5562-0995 || (+52)(55) 5562-0999

© 2020 by FMAA,  Preguntas /  Contáctanos en fmaa.mx@gmail.com

WORLD ATHLETICS BLANK