• FMAA

En dos meses, Henry Rono pasó de 15:40 a un récord mundial de 13:06 en 5000m

Actualizado: ago 17



El siguiente extracto del libro de Richard Amery, donde examina a los 10 hombres que han tenido los récords mundiales de 5,000 y 10,000 metros, detalla las temporadas de Henry Rono de 1981 y 1982, incluido un impactante récord mundial en 5,000 metros y un duelo clásico con Alberto Salazar en Hayward Field.


A principios de 1981, Henry Rono volvía a postularse para representar al estado de Washington. Aunque en el pasado ganó más de lo que perdió, era difícil creer que fuera el mismo atleta de tres años atrás. Su peso había aumentado, su estado físico había disminuido, y los clamorosos promotores de encuentros europeos lo vieron más como un pasivo que como un activo.


Algo que Henry había demostrado a lo largo de su carrera fue la capacidad de entrenarse y ponerse en forma rápidamente. Si alguna vez eso fue evidente, lo demostró durante la temporada de 1981. Su principal patrocinador, Nike, lo había enviado a Boulder, Colorado, para tratar de mantenerlo sobrio y ponerse en forma para el próximo verano europeo. Parecía una tarea desesperada. Tenía mucho sobrepeso y aparentaba más a un empleado de oficina fuera de condición que a un atleta que esperaba enfrentarse a lo mejor del mundo en unos pocos meses.


En abril, mientras entrenaba en Boulder, se encontró con Steve Cram. Le dijo a Cram algo que lo desconcertó, que tenía la intención de romper un récord mundial europeo durante el verano. No era necesario ser un corredor de clase mundial para ver cuán increíble era tal propuesta. Aún más increíble fue el hecho de que en poco más de cuatro meses, el propio Cram estaría haciendo el trabajo de liebre a Rono en una carrera para alcanzar precisamente ese récord. Antes de partir hacia Europa, su última carrera en Estados Unidos fue una carrera de obstáculos. Terminar quinto, más de veinte segundos detrás del ganador, y con más de un minuto fuera de su mejor marca, era una buena indicación de su nivel de condición física. Lo único positivo que logró antes de irse fue completar su curso universitario. Una vez en Europa, ser aceptado en las carreras resultó casi imposible. Los directores de los encuentros deportivos echaron un vistazo, y lo que vieron no fue agradable. En lugar del magro batidor del mundo de 1978, vieron a alguien con varios kilogramos de sobrepeso y una barriga cervecera pronunciada.

Correr en un par de encuentros en Finlandia realmente no ayudó a su causa. De las dos carreras (ambas de 5,000 metros), una fue un tercer lugar, mientras que en la otra fue lapeado dos veces, terminando decimocuarto con 15'40"85. En una carrera posterior en julio, en Oslo, se vio reducido a actuar como liebre en una carrera de 10,000 metros, abandonando a la mitad de la carrera. Aun así, correr 13'40 en los 5000m mientras no estaba en forma, era otra indicación de lo que podría ser posible en el futuro.

Más tarde en ese mes de julio, decidió que un entrenamiento duro y constante podría ser la respuesta a sus problemas. Se mudó a Alemania y realizó algunas sesiones de entrenamiento sólidas al día, que en promedio consistía en una carrera matutina en el bosque, seguida de sesiones de intervalos cada tarde. No hay días fáciles, solo sesiones difíciles constantes. Dichas sesiones incluyeron repeticiones estándar de 400 metros. El 19 de julio, el segundo día de su entrenamiento en Alemania, lo mejor que pudo hacer fue 12 x 400m en 65-68 segundos. Cuatro días después pudo hacer la misma sesión, con tiempos entre 61.5 - 63.2 segundos, con el último en 58.5. Tres días después, pudo completar 17 en 63-65 segundos, mientras que al día siguiente logró 24, con el último en 57.7 segundos. Entre estos días hubo sesiones de 5 x 1000m, y de 24 x 200m. Las cosas estaban mejorando.


Después de dos encuentros en bajo perfil, logró obtener una entrada en los campeonatos británicos AAA. Aunque terminó quinto a unos seis segundos del ganador (Eamonn Coghlan), su tiempo de 13'26''45 fue una gran mejora con respecto a sus resultados anteriores. Cuatro días después estaba en la ciudad finlandesa central de Tampere corriendo 3,000 metros en 7'50''88, y una semana después en Zurich para el encuentro Weltklasse.


Originalmente solo se le dio permiso para correr en la competencia "B" de 5000 metros, sin embargo, logro colarse hasta el evento principal y corrió lo suficientemente bien quedando en cuarto lugar con un tiempo de 13'27''71.



Los promotores podían ver lo que estaba sucediendo, y de repente se hizo mucho más fácil ingresar a los grandes encuentros. Su próxima carrera de 5,000 metros fue en Colonia cuatro días después. El resultado mostró una mejora adicional, quedó en segundo lugar con 13'23''97.


Aunque obviamente hubo mejoría, pocos habrían predicho su próximo resultado. Tres días después en Koblenz mejoró dramáticamente a 13'12''15. Como era común en la mayoría de sus carreras rápidas, fue una victoria cómoda, esta vez por más de catorce segundos.


Un descanso de un día fue seguido por una carrera de 10,000 metros en Bruselas como parte de la reunión conmemorativa de Van Damme. Después de quedar muy rezagado con respecto al líder, Julian Goater lo arrastró gradualmente y ganó la partida en 27'40"78. Un descanso de seis días, y luego otra competencia de 5,000 metros, esta vez en Rieti, Italia, sede de tantas carreras rápidas a lo largo de los años. Su tiempo fue de 13'12''47. Aunque fue rápido, otros dos terminaron por delante de él: el alemán del este, Kunze (con un récord europeo 13'10"40) y el ruso Abramov. Dos días después ya estaba en Inglaterra para la reunión de Coca Cola en Londres en los 5,000m que ganó con 13'12''34.


Sus últimas tres carreras en 5,000 metros habían transcurrido a cuatro segundos y medio de su récord mundial 13'08''4, una hazaña que debe haber sido un récord en sí mismo. Dos días después el 13 de septiembre en Knarvik, Noruega, Henry estaba listo para cumplir su promesa a Steve Cram, hecha a principios de año en Colorado. Ayudado en las primeras cuatro vueltas por los corredores británicos Steve Cram, Ian Stewart y James Espir, Rono estableció un ritmo notablemente uniforme, con cada uno de los primeros cuatro kilómetros entre 2'38'' y 2'38''5.


Sin embargo, claramente tenía algo en reserva, incrementando el paso el último kilómetro con tiempo de 2'33''2, su última vuelta fue de solo 56 segundos, terminando en 13'06''20. Como fue el caso con todos sus récords mundiales, la victoria fue convincente, esta vez solo en treinta segundos. Seguramente habría sido uno de los grandes regresos deportivos de todos los tiempos.

Getty Images Archive


Esa carrera fue un ejemplo de que Henry guardaba lo mejor para el final, ya que sería su última carrera para la temporada europea. Lamentablemente, también sería la mejor marca de su carrera.


Habría algunas carreras más ese año, pero claramente Henry estaba volviendo a sus viejas costumbres con la bebida. Después de su récord mundial, su peso comenzó a aumentar nuevamente y su comportamiento se volvió cada vez más impredecible y errático. Era un hombre difícil de confiar. Sin embargo, como poseedor de cuatro récords mundiales, el último aún fresco en la memoria de la gente, Henry era una gran carta de presentación.


Con esto en mente, Alberto Salazar, ahora el principal corredor de fondo de los EE.UU., decidió invitar a Rono a Eugene,Oregon a correr 10,000 metros, con la idea de permitirle a él (Salazar) romper el récord estadounidense.


La carrera estaba programada para el 10 de abril de 1982. Lo que parecía una buena idea en ese momento, parecía cada vez peor a medida que se acercaba el día de la carrera. Henry, a pesar de tener garantizado el dinero por su presentación, decidió poco antes del encuentro que no correría. Salazar, usando una mezcla de engaño y soborno, finalmente hizo cambiar de opinión a Henry.


El día de la carrera fue frío, húmedo y ventoso. Obviamente, Henry Rono, con sobrepeso, se enfrentaría a uno de los mejores corredores del mundo. La única guía real de Rono era que había corrido 5,000 metros la semana anterior en Stanford, llegando en segundo lugar, con treinta segundos más lento que su récord mundial lo cual no era muy alentador.


A las catorce horas comenzó la competencia, desde el principio era obvio de quién era la carrera. Rono lideró en la primera milla con 4:27.1, y por poco más de la mitad fue una carrera en dos. Salazar estaba al frente presionando el ritmo, pero Rono simplemente no se quedaba.


Cuando faltaba una vuelta para finalizar, Rono se fue a la cabeza, pero esta vez fue el turno de Salazar para aguantar. En la recta final, tomó la delantera Salazar por poco, pero Rono no lo dejó y con vientre de cerveza o no, se aferró a la más estrecha de las victorias: 27:29.9 a 27:30.0.


Más tarde diría que fue la carrera más dura que haya corrido. El simple hecho es, que en condiciones adversas, con sobrepeso, y solo una sombra de su antiguo yo, había llegado a los ocho segundos de su récord mundial.


El resto de 1982 vio más derrotas que victorias, pero aún hubo algunas participaciones sobresalientes. En los Juegos de Bislett corrió 27:28.67 en los 10,000 metros terminando cuarto, y diez días después ganó los 5,000 metros en Estocolmo en un rápido 13:08.97. Sin embargo, esa sería realmente su última gran competencia, ya que la noche siguiente en Oslo estaría en la carrera quien lo destronó como el poseedor del récord de cinco kilómetros.


El inglés Dave Moorcroft tomó una ventaja temprana y registró uno de los récords atléticos más inesperados. Su tiempo de 13:00.41 mejoró por mucho la marca anterior, con el propio Rono terminando en cuarto lugar casi 25 segundos por detrás.


Su última buena racha del año fue en el encuentro Weltklasse, pero incluso allí, su 13:16.14 solo fue lo suficientemente bueno para el séptimo lugar. Después de eso, la mayoría de los aspectos de su vida fueron cuesta abajo, excepto su peso. Mientras que su mejor peso en una carrera era de 63 kilogramos (139 libras), ahora era casi irreconocible con 100 kilogramos (220 libras).


Después de un par de carreras a principios de la temporada en 1983, desapareció del panorama deportivo. Durante tres años hizo poco, excepto continuar bebiendo y satisfacer su gusto por la comida chatarra estadounidense.


Créditos:


LetsRun

Richard Amery, 22/04/2020


Nota Original: AQUÍ

118 vistas
Síguenos en:
  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Instagram

Dirección

Av Río Churubusco, Puerta 9 Oficina 301 Ex Ejido Magdalena Iztacalco, Ciudad de México 080101

EMAIL

fmaa.mx@gmail.com

Teléfonos

(+52)(55) 5393-0677 || (+52)(55) 5562-0995 || (+52)(55) 5562-0999

© 2020 by FMAA,  Preguntas /  Contáctanos en fmaa.mx@gmail.com

COMITE%20LOGO_edited