• FMAA

Lesiones más comunes en el atletismo


8 Lesiones comunes del atletismo


El practicar cualquier deporte nos pone siempre en riesgo de sufrir una lesión, ya sea por la mala técnica o por cualquier otro motivo.






¿Cuáles son las lesiones más habituales en los corredores?

Entre las lesiones que con mayor frecuencia sufren los corredores, podemos destacar las siguientes:

Tendinitis rotuliana. Se produce por una inflamación del tendón rotuliano, que es una de las zonas que más sufre a la hora de practicar running. Se puede detectar por el dolor en el tendón, en las articulaciones y por la dificultad a la hora de moverte.


Fascitis plantar. En este caso se trata de una inflamación de la fascia (telilla que cubre los músculos) de la planta del pie. Quienes la padecen sienten un dolor en el talón o en la planta del pie.


Rotura fibrilar. Se produce cuando se rompen, de forma total o parcial, una o varias fibras musculares. En los corredores se suele producir en la parte posterior de la pierna y se identifica por un fuerte dolor y palpitación, así como por un escalón en el músculo.


Condromalacia rotuliana. Es una desviación de la rótula con daños en el cartílago. Se produce un dolor fuerte en la rótula de la rodilla.


Esguince. El más habitual en un runner es el esguince de tobillo y suele tener efectos sobre el ligamento lateral externo. Por lo general, se produce un dolor fuerte debido a una torcedura o a un mal movimiento.


Dolores de espalda. Correr genera impactos que pueden afectar a la espalda y producir dolor debido a la vibración.


Síndrome de la cintilla iliotibial (rodilla de corredor). Se manifiesta por un dolor en la parte lateral externa de la rodilla y puede extenderse al muslo. El dolor se suele manifestar cuando se ha corrido durante 10 o 15 minutos.


Fractura de los metatarsianos. Es la rotura de los huesos del pie, debido a los impactos que se producen al correr. Se suele manifestar con dolor e hinchazón en el empeine.

Consejos para evitar lesiones durante la práctica del running

Hacer running no significa ponerte tus zapatillas para correr, salir a la calle y empezar. Practicar la carrera conlleva una serie de rituales y precauciones para evitar que te hagas daño y sufras una lesión como las que hemos visto. Estas son las precauciones que puedes tomar:

Haz estiramientos antes y después de la práctica del running. Elige una rutinade estiramientos para corredores y practícala siempre que vayas a correr, antes y después.

Cuida tu alimentación. Además de seguir una dieta sana y equilibrada, puedes completar tu menú diario con licuados con vitaminas y con alimentos que contengan colágeno como los huevos o la carne, para que te ayuden a cuidar tus músculos y prevenir lesiones.

Apuesta por los suplementos alimenticios para deportistas. Se trata de complementos nutricionales que aportan un extra de nutrientes para las personas que practican deporte.

Utiliza el calzado adecuado. Analiza los tenis que vas a utilizar para correr ya que tendrán que amortiguar los golpes que se dan con cada zancada.

Revisa tu técnica de carrera. Es importante que corras correctamente y revises tu forma de pisar para evitar sufrir una lesión.

Correr es uno de los deportes más baratos y fáciles de practicar, simplemente tendrás que tomar medidas para no lesionarte y disfrutar al máximo.

Créditos:

Plano Informativo

Agencias | 20/11/2018 |

Ver nota original AQUÍ




LAS LESIONES EN EL ATLETISMO

El mundo del atletismo podría ser idílico, pero las lesiones deportivas que acontecen al dedicarse en cuerpo y alma a esta disciplina de la carrera, suelen traer consecuencias incómodas para los corredores. Las lesiones del atletismo no siempre son graves, pero si incomodan lo justo como para que haya que dedicarles tiempo, con el fin de que no se cronifiquen y no causen problemas mayores a la hora de correr.


LESIONES EN EL ATLETISMO: UN CONTINUO


Si situáramos las lesiones en una línea recta de colores, tendríamos en un extremo el color rojo con aquellas lesiones que son graves y que obligan a desistir del entrenamiento en atletismo, como por ejemplo, las fracturas de estrés.


En un punto intermedio podríamos situar las lesiones de color amarillo, aquellas situaciones en las que no existe una lesión como para dejar de correr pero tampoco el corredor se encuentra en plena forma.


En el extremo contrario estará la zona verde lesiones, que incluiría aquellas que implican dolores transitorios y leves, pero que no impiden seguir con el plan de entrenamiento establecido. Para cualquier corredor, situarse en la zona roja implica una serie de emociones negativas que podrían hacerle abandonar su meta, pero si al primer dolor se reacciona de la forma más adecuada, será fácil remontar y volver a instalarse en la zona verde, que es la que resulta confortable para cualquier corredor de atletismo.


Reduciendo los kilómetros a correr, analizar la intensidad de las carreras, comenzar un tratamiento de fisioterapia deportiva, o poner en marcha estrategias de prevención de lesiones como pueden ser realizar ejerció de manera regular y realizar estiramientos adecuados, pueden ser formas de alejarse de la zona roja eficazmente.


La zona amarilla resulta muy amplia sin que sea el deseo de los atletas, y es donde se albergan la mayoría de las lesiones que según la decisión que se tome respecto a ellas, podrán avanzar hasta la zona verde, o bien convertirse en lesiones de zona roja que obligarían a retirarse al corredor.


7 GRANDES LESIONES DE LOS CORREDORES


Dentro de la llamada zona amarilla existen siete lesiones principales que pueden ser cruciales en la vida activa de un corredor de atletismo, y son las siguientes:


Síndrome del estrés femoropatelar, que se trata de una inflamación del cartílago rotuliano posterior, y que afecta a cerca de la mitad de los corredores que ejercen carreras de largo recorrido, al subir escaleras o pendientes y al estar sentados durante mucho tiempo.


Por otro lado, la tendinopatía aquílea, que consiste en la inflamación del tendón de Aquiles, y que ocasiona hasta un 12% de las lesiones de los corredores habituales de atletismo.


Molestias generales en los tendones, que suponen un 7% de la población de corredores afectada.


La fascitis plantar supone un total del 15% de las lesiones más comunes, se trata de un dolor que recorre todo el pie desde la base del talón, y donde los tendones sufren microrroturas o procesos inflamatorios, que finalmente causan dolor agudo.


También la periostitis tibial es una lesión que con un cambio de calzado adecuado al tipo de pie que se tenga, se podrá superar con éxito, al mismo tiempo que aumentar el número de kilómetros de carrera también sería positivo.


El síndrome de la cintilla iliotibial o rodilla del corredor, consiste en una inflamación que comienza en la cadera y baja hasta el compartimento externo de la rodilla, y que suele ocurrir cuando se aumenta el número de kilómetros a recorrer de manera brusca, o cuando se entrena con muchas pendientes o en suelo de pista.


Por último, las fracturas por estrés son aquellas que acontecen por sobrecarga de entrenamiento, no por caídas o golpes, y los lugares más frecuentes son el calcáneo, los metatarsianos o la tibia. En estos casos, la gravedad de la lesión es tal que puede llegar a hacer que el corredor quede retirado de su entrenamiento durante una larga temporada.

Créditos

Federación de Atletismo Madrid

Clínica Fisioalmat

Ver nota original AQUÍ




Síguenos en:
  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Instagram

Dirección

Av Río Churubusco, Puerta 9 Oficina 301 Ex Ejido Magdalena Iztacalco, Ciudad de México 080101

EMAIL

fmaa.mx@gmail.com

Teléfonos

(+52)(55) 5393-0677 || (+52)(55) 5562-0995 || (+52)(55) 5562-0999

© 2020 by FMAA,  Preguntas /  Contáctanos en fmaa.mx@gmail.com